La Polinización: [Concepto, Proceso, Importancia y Tipos]

Inicio » La polinización

La polinización La polinización es una función vital de las plantas que permite promover la reproducción por vía sexual.

En este proceso intervienen los órganos sexuales y se produce mediante el polen que es transportado de las flores masculinas a las femeninas.

Esto dará como resultado la formación de una semilla que servirá para dar continuidad a la especie. ¿Quieres saber todo lo que esconde este tema? Pues vamos adelante a descubrirlo a continuación.

¿Qué es la polinización?

Qué es la polinizaciónLa polinización es el proceso mediante el cual el polen de los estambres (parte sexual masculina) viaja al estigma (parte sexual femenina).

Al recibir el estigma este polen, inicia la fecundación de los óvulos dando como resultado la formación de semillas.

Cuando se trata de una planta de tipo frutal, estas semillas continúan su proceso para la generación de frutos.

De hecho, muchas flores caen al momento en que inicia el crecimiento del fruto correspondiente, dando como resultado un proceso efectivo. Al ser un área compleja, existe una rama de estudio específica para todo este proceso que se conoce como antecología.

A través de ella se establecen las pautas para la polinización en base a dos factores principales:

  1. Los vectores de polinización que son los encargados de llevar el polen de las flores masculinas a las femeninas.
  2. La especialización de las flores que tiene que ver con la forma en que cada especie es polinizada.

¿Cómo se lleva a cabo la polinización?

La polinización se lleva a cabo a través de la transferencia de granos de polen que son producidos en el estambre de la flor.

Estos granos de polen son tomados por el agente de polinización que puede ser un insecto, el agua o el viento. Cuando los granos de polen son depositados efectivamente en una flor femenina, se dice que la polinización está completa, ya que la fecundación se concibe como un proceso posterior.

¿Por qué es importante la polinización?

Por qué es importante la polinizaciónEl primer punto que respalda la importancia de este proceso es que permite que las especies de plantas se reproduzcan, cuando utilizan la vía sexual.

De esta manera se mantiene el equilibrio ecológico y se preserva la existencia de todos los demás organismos vivos que hacen vida gracias a la vegetación.

Esto cobra aún más importancia en los espacios salvajes, donde no hay presencia humana que ayude a la siembra por otros mecanismos, como los esquejes. En este punto es importante evidenciar los organismos microscópicos, pero también nosotros como seres humanos somos beneficiados.

Esto se debe a que la polinización es el primer paso para que las especies que producen alimentos puedan dar sus cosechas correctamente. Además, un buen proceso polinizador trae como consecuencia positiva que los productos finales sean mucho más saludables y naturales.

Por otro lado, la polinización también es una fuente de alimento para los polinizadores bióticos, gracias al néctar.

¿Qué tipos de polinización hay?

Básicamente existen dos tipos de polinización, la directa y la cruzada. Sin embargo, en los últimos tiempos se ha añadido una tercera, la artificial.

Polinización directa

Existen ciertas especies de plantas que tienen la propiedad de autopolinizarse. No necesitan la intervención de un agente polinizador. Estas son capaces de llevar el polen desde el estambre hasta el estigma por sí mismas, reduciendo en buen nivel la pérdida de polen.

Dentro de las especies que tienen la propiedad de aplicar este proceso se encuentran la soja, los guisantes y el mango.

Polinización cruzada

En este tipo de polinización el proceso se da gracias a la intervención de un agente externo que se encarga de llevar el polen de una flor a otra. Estos agentes externos pueden ser insectos, aves, el viento y hasta el agua.

Son muchas las especies que trabajan a través de este mecanismo dentro de las que podemos contar: el aguacate, el melón, la calabaza, entre otros.

Polinización artificial

Es la que se realiza con la intervención del hombre, donde se recoge de forma manual el polen del estambre y se transfiere al estigma. Este proceso tiende a alterar de alguna manera el equilibrio ecológico. Sin embargo, se valida en situaciones en que los agentes polinizadores son escasos.

Otra razón que puede llevar a utilizar este mecanismo es asegurar que la carga genética de las semillas sea idéntica a determinado ejemplar. De esta manera, las plantas que se obtengan al momento de germinar guardarán las mismas características que la planta madre.

¿Qué ocurre cuando el polen cae en el pistilo de la flor?

Qué ocurre cuando el polen cae en el pistilo de la florCuando el polen cae en el pistilo empieza el proceso de fecundación de la flor.

Para ello, el polen que llega al estigma empieza a transferirse a la parte más profunda de la flor, conocida como carpelo, a través del tubo polínico.

Este tubo se va formando de manera progresiva a medida que los granos de polen van cayendo y atraviesa las partes de la flor conocidas como estigma y estilo. El punto de llegada es el óvulo, que al fecundarse produce una nueva célula conocida como cigoto.

Este cigoto pasará a convertirse en embrión, después en endosperma hasta llegar a las semillas que contienen la información genética y sustancias de reserva. Todo esto ocurre gracias a un proceso biológico conocido como mitosis.

Es importante advertir que las semillas son una estructura compleja que presentan un recubrimiento duro que las protege del exterior. Este recubrimiento solo cede cuando las condiciones son aptas para que la semilla germine y se inicie el crecimiento de una nueva planta.

¿Qué sucede después de la polinización?

Después de la polinización se genera el proceso conocido como fecundación que es cuando los óvulos de las flores femeninas son fecundados.

Todo este proceso lo realiza la flor por sí misma, incorporando a la estructura de la flor el tubo polínico que es por donde se transporta el polen masculino.

Cuando el proceso de fecundación avanza de manera correcta, lo siguiente será la formación del cigoto y, posteriormente, la llegada de la semilla, como ya comentamos en el apartado anterior.

¿Qué animales contribuyen a la polinización?

Los animales que contribuyen a la polinización son conocidos como componentes bióticos. Existen de distintos tipos a saber: los insectos, las aves y otros tipos de animales muy específicos.

Insectos polinizadores

Qué animales contribuyen a la polinización - Insectos polinizadoresLos insectos son los principales animales polinizadores que existen. Gracias a ellos la mayoría de las plantas pueden realizar su proceso de reproducción.

Además, forman parte de la gran mayoría de los ecosistemas donde se desarrollan plantas y se encuentran en ellos casi sin esfuerzo.

Algunos insectos polinizadores operan de día, mientras que otros realizan su trabajo durante las noches. Los insectos polinizadores pueden ser: las mariposas, las abejas, algunas especies de abejorros, algunos tipos de moscas, entre otros.

Aves polinizadoras

Qué animales contribuyen a la polinización - Aves polinizadorasOtro grupo de animales polinizadores lo constituyen las aves. Sin embargo, su selección de especies de flores es distinta a la de los insectos.

En el caso de los primeros, ellos consumen néctar en muy pequeñas cantidades y eso les permite trabajar con casi cualquier tipo de flor.

Pero las aves necesitan una mayor cantidad de néctar de consumo y por eso suelen preferir las flores que más almacenan y que tienen colores vivos.

Por otro lado, por el tamaño de algunas flores, algunas aves se pueden ver comprometidas para posarse con comodidad y eso les dificulta el trabajo. Las aves polinizadoras pueden ser los colibríes y algunos loros.

Otros animales

Qué animales contribuyen a la polinización - Otros animalesExisten algunas especies de animales que pueden tener un papel dentro de la polinización aunque son mucho menos frecuentes que los vistos antes.

Aquí se pueden contar los lémures, los geckos, las zarigüeyas, los caracoles, etc. La forma de trabajo de cada uno de estos es variable y corresponde al uso que le dan a alguna parte de su cuerpo, al que se adhiere el polen.

Después, a medida que se mueven, este se va liberando y llega a caer en las flores correspondientes.

¿Qué ocurre si el polen llega al pistilo de una flor de otra especie diferente?

Las flores tienen un mecanismo interno de clasificación genética que les permite reconocer cuándo el polen es compatible con su especie y cuándo no.

Este proceso se conoce como incompatibilidad interespecífica que evita que se generen híbridos o plantas con carencia de buenas características. También existe la incompatibilidad intraespecífica que es la que se produce cuando el pistilo rechaza su propio polen para la reproducción.

Esto lo hace como un mecanismo de subsistencia, para asegurar que la especie genere nuevos ejemplares con las mejores condiciones.

¿Qué relación existe entre la flor y la semilla?

Qué relación existe entre la flor y la semillaLa relación entre la flor y la semilla es que gracias al proceso de polinización que se genera dentro de la flor es que se inicia la formación de la semilla.

Si no existiera la intervención de las flores, las semillas tampoco se producirían y esa determinada especie dejaría de existir.

La polinización es un proceso natural que las flores, en su perfecto sistema interno, es capaz de realizar sin ayuda humana. Gracias a ella, existe la posibilidad de tener campos llenos de vegetaciones diferentes que subsisten año tras año por acción propia.

Deja un comentario