Hipérico Alpino: [Características, Riego, Cultivo, Cuidados, Plagas y Enfermedades]

Inicio » Hipérico alpino
  • Hipérico alpinoNombre científico: Hypericum richeri o Hypericum Lamarck fimbriatum.
  • Nombre común: Hipérico alpino.
  • Origen: Europeo.
  • Altura: 1 a 12 metros.
  • Necesidad de luz: en semi sombra, bajo árboles grandes. 
  • Temperatura: media, hasta -3ºC.
  • Riego: abundante en crecimiento y floración.
  • Abono: orgánico, como el guano en forma líquida.

Características del hipérico alpino

Características del hipérico alpinoLa característica principal de esta especie, el Hypericum richeri, es que su crecimiento, en condiciones normales, se produce debajo de árboles de gran tamaño en la inmensidad de los bosques alpinos, en los pastos de las montañas más altas, entre altitudes que oscilan entre los 1600 a 2500 metros sobre el nivel del mar.

En Europa, tiene presencia activa desde el norte de España hasta los Balcanes. La especie, al igual que el hipérico común, florece entre junio a agosto de cada año, cuando brotan ramilletes de flores amarillas de entre 20-25 mm que suelen ser muy vistosas, con bordes negros moteados.

Las mismas se desarrollan justo al final de un tallo que suele crecer unos 30 cm, pero con la peculiaridad de que se desarrollan de manera solitaria, individual. O también crecen en pareja, con hojas enfrentadas u opuestas, las cuales son ovales por el envés.

Al igual que otras especies de hipéricos, tiene en sus hojas pequeñas puntuaciones que son en realidad glándulas donde se mantienen depósitos de aceites esenciales, con grandes propiedades cicatrizantes que además se emplean en la cosmética como cremas solares que filtra los dañinos rayos ultravioleta.

Cómo regar el hipérico alpino

Cómo regar el hipérico alpinoUna de las características del riego esta especie que crece en las regiones alpinas, es justamente que ha de ser abundante cuando la planta está en pleno crecimiento y en la floración.

Pero por norma general, el hipérico no necesita de grandes riegos en condiciones ornamentales. Bastará con hacerlo cada 4-5 días. Y en invierno, el agua siempre se debe reducir a su mínima expresión. 

En qué estación es mejor cultivar hipérico alpino

La primavera es un buen tiempo para cultivarle en casa, en un área muy soleada, pero si se va a trasplantar es mejor hacerlo en otoño. Pero también se puede sembrar a finales de invierno, donde necesitaremos de unos 0,20 gramos de simiente para sembrar alrededor de 1m2 en vivero.

Sembrar un hipérico alpino en 5 pasos

Siempre lo mejor será tratar de reproducirlo por semillas. Pero igualmente es exitosa la multiplicación de esta especie por estacas, preferiblemente a finales del verano, colocándolas en enraizamiento a una humedad elevada. Y por rizomas también se reproduce. Veamos cómo hacerlo de manera correcta.

Por semilla

  1. Si se emplean semillas, estas han de ser de un año. Antes de la siembra, es bueno saber que deben ser lavadas para lixiviar las sustancias legumentarias inhibidoras que poseen.
  2. Después, toca estratificarla en arena durante una semana, a una temperatura que oscile entre 0-5ºC, a fin de acelerar la germinación.
  3. Luego debe realizarse la siembra muy superficialmente en una bandeja previamente acondicionada con sustrato fértil humedecido, ya que necesita luz natural.
  4. La germinación es algo lenta, en promedio los brotes se aprecian tras 4 a 5 semanas después.
  5. Regar cada 4 días religiosamente para lograr el crecimiento de plantas saludables.

Por siembra directa

Sembrar un hipérico alpino en 5 pasos - Por siembra directaEn la mayoría de los países europeos, las especies de hipéricos se cultivan en otoño, a fin de conseguir una estratificación natural de la simiente, o también en primavera, como ya se ha dicho para el caso de la semilla previamente estratificada.

No suele darse con frecuencia este tipo de cultivo, ya que existe un bajo control de las malezas y problemas asociados al costo de la simiente.

Si la siembra ocurre en otoño, entonces se obtendrá una sola cosecha al año que tendrá lugar en la primavera. El grano de un hipérico es pequeño, de apenas 1,3 mm en promedio.

Por eso debe mezclarse con arena fina en una proporción 1:10 a fin de conseguir una distribución homogénea de la siembra.

Vivero

Sembrar un hipérico alpino en 5 pasos - ViveroLa siembra en vivero es una de las mejores formas de cultivar esta especie, seguida del llamado repicaje. 

Suele hacerse este tipo de plantación  en otoño o a finales de invierno, para un repicado durante los últimos días de otoño o a comienzos de la primavera. Para ello, se necesita contar con:

Obtención de 0,6-0,20 gr de simiente para 1m2 de vivero. Esto quiere decir, que se necesitan entre 15 a 20 gr de semillas para un promedio de entre 100-120m2 de vivero, lo cual permite plantar una hectárea de cultivo.

Cuidados necesarios del hipérico alpino

Se deben tomar en cuenta algunas recomendaciones para tener en casa esta especie acostumbrada a la vida silvestre rústica de las montañas. Veamos.

Iluminación

Prosperan en condiciones naturales en lugares sombreados. Por eso se mantienen espectacularmente en el sotobosque y le encanta cubrir peñascos o roquedos.

Temperatura

Es una planta que ha sabido adaptarse tan bien al hábitat donde se desarrolla, que prácticamente se ha diseminado en gran parte del mundo, adaptándose a distintos tipos de climas. Soporta frío con mayor fortaleza que cualquier otra especie de esta familia de las hipericáceas.

Suelo

Cuidados necesarios del hipérico alpino - SueloDebe ser un terreno fértil, ácido y de muy buen drenado. No le conviene que el suelo sea árido o que facilite el estancamiento del agua de riego.

Aunque también es verdad que cualquier especie de hipérico responde bien a distintos pH. 

Si la siembra es directa sobre suelo, entonces le convienen más los ligeros. Esta planta es capaz de aceptar suelos secos, que preferiblemente sean expuestos hacia el norte.

Abono

Cuidados necesarios del hipérico alpino - AbonoNo requiere mayores cuidados de abonado, pero uno de cantidad media rico en materia orgánica será más que suficiente, seguido de un riego moderado.

Esto es muy conveniente hacerlo previo a una plantación. Pero si se trata de cultivos convencionales, especialmente en el caso del hipérico común o Hierba de San Juan, deben aplicar entre 60 a 80 unidades de nitrógeno por cada hectárea, en la época primaveral. 

Y en período vegetativo, aplicar 40 a 60 unidades de ácido fosfórico por cada hectárea será igualmente muy saludable. Esto aplica para la especie alpina, menos comercial.

Trasplante

No es bueno trasplantarle, su siembra en vivero es lo mejor. O en el jardín.

La poda

La podaLo más prudente será siempre mantener la zona de cultivo libre de maleza, de hierbas malas, especialmente si se trata de siembra de naturaleza comercial.

Este desmalezado puede ejecutarse en forma manual entre plantas, ayudados de escardillas usadas entre cada línea de plantas.

Aplicar una poda de mantenimiento solamente cuando tengamos las hojas, tallos y flores secas o marchitas es ideal.

Plagas y enfermedades del hipérico alpino

Plagas y enfermedades del hipérico alpino - oídioLos hipéricos suelen ser atacados por diversos tipos de hongos, como el llamado hongo vascular o Verticillum albo-atrum, el cual viste la planta de un tono amarillento, hasta que se marchitan y secan por completo sus hojas.

Esto se evita con una rotación espaciada del cultivo y el tratamiento previo de las semillas. Existe otro hongo, el Septoria hyperici, culpable de una peligrosa apariencia en las hojas gris-ceniza de bordes oscuros, hasta que se secan igualmente y mueren.

También, es susceptible al hongo parásito Erysiphe sp, perteneciente al grupo de los oídios, el cual genera un depósito blancuzco en la parte superior de las hojas que ocasiona la supresión del proceso de crecimiento y posterior muerte de la planta, si se le deja posicionarse.

Las plagas, aunque menos frecuentes, también aparecen para comportarse como parásitos como sucede con los  ácaros. 

Deja un comentario