Ficus Benjamina: [Características, Riego, Cultivo, Cuidados, Plagas y Enfermedades]

Inicio » Ficus benjamina
  • Ficus benjaminaNombre científico: ficus Benjamina.
  • Nombre común: boj, laurel, amate.
  • Origen: árbol oficial de Bangkok, Tailandia.
  • Altura: 30 m exterior y 3 m en interior.
  • Necesidad de luz: mucha iluminación.
  • Temperatura: 13ºC a 24ºC.
  • Riego: una vez por semana en verano, cada 15 días en invierno.
  • Abono: sustrato de pH 5 a 6.

Características del Ficus benjamina

Características del Ficus benjaminaEl ficus benjamina es el árbol oficial de Bangkok, Tailandia, y es nativo de Asia y Australia. En Costa Rica, México y parte de Sudamérica tiene otros nombres: boj, laurel, amate, caucho benjamina o matapalo.

Es una planta que tiene un período de vida de quince años, pues posee una maravillosa capacidad de regeneración.

Sus hojas son brillantes, ovaladas, lanceoladas con borde liso o rizado, de color verde oscuro, verde claro, o blanco cremoso, y sus flores blanco cremoso o amarillento en el verano.

Como planta de exterior su altura puede llegar a los 30 m y en interior no pasará de  3 m, produce higos de colores naranja, no aptos para el consumo porque son tóxicos.

En este sentido, si notamos que alguno de los niños de la casa, y el perro o el gato, presentan síntomas de envenenamiento, vómitos o diarrea, debemos acudir de inmediato al médico o al veterinario.

¡Pero no nos alarmemos! El ficus benjamina es muy positivo. No solo es ideal para el ornato de nuestra casa, donde podemos usarlo como planta interior y exterior, sino que su principal característica es ser una planta purificadora del aire, porque es capaz de filtrar sustancias tóxicas presentes en la atmósfera.

Es muy popular por lo versátil que resulta, pues la encontramos en diferentes presentaciones, bien sea en forma piramidal, de arbolito de un solo tronco, de tronco trenzado en grupo y en forma de columna, en variados tamaños.

Cómo regar el Ficus benjamina

Cómo regar el Ficus benjaminaSe debe regar el ficus benjamina en época de calor con la idea de que el sustrato no se seque del todo, pero cuidar de encharcar las raíces. Dejar secar bien antes del próximo riego.

Regar una vez por semana en verano, y dos veces al mes en invierno. Es conveniente pulverizar las hojas dos veces por semana con el fin de mantener la humedad.

El ficus benjamina es una planta que purifica el aire, pero necesita respirar bien ella misma por lo que se hace necesario limpiar adecuadamente las hojas con un trapo húmedo.

Tengamos en cuenta que si nos pasamos de agua en el riego, las hojas se volverán amarillas y se caerán. También, si nos quedamos cortos de agua, igualmente se caerán; y si regamos con agua muy fría, dañaremos las raíces. Así que…pendientes. 

En qué estación es mejor cultivar Ficus benjamina

Los ficus son plantas que cuentan con 900 especies en todo el mundo y su característica principal es que los meses para sembrar son los de primavera y verano.

Sembrar un Ficus benjamina en 5 pasos

La siembra del ficus benjamina tiene estos pasos:

  1. Cortar una rama sana debajo de un nudo de la hoja.
  2. Retirar las hojas inferiores del corte.
  3. Transferir el corte a un vaso de agua fresca.
  4. Darle mucha luz al tallo cortado,
  5. Dejar arraigar el esqueje durante tres semanas.

Cuidados necesarios del Ficus benjamina

Iluminación

Cuidados necesarios del Ficus benjamina - IluminaciónComo planta de regiones tropicales y subtropicales soporta muy bien el calor y cierta humedad, lo que permite que podamos sacarla al jardín o la terraza en días soleados, a finales de la primavera o principios del verano.

En invierno, ni pensarlo, dejadla bien resguardada en el interior. Le gustan los ambientes relajados con sol, aunque no directo pero sí bastante fluido.

Los ambientes sombreados y oscuros afectan su crecimiento y perjudican su exuberancia, además de que la falta de iluminación podría provocar la caída de las hojas.

Si se presentara este problema, debemos subsanarlo de inmediato y la planta lo agradecerá con hojas nuevas.

Humedad

Cuidados necesarios del Ficus benjamina - HumdedadLa temperatura ideal del ficus benjamina está entre los 13ºC y los 24ºC. Una temperatura más baja que esa nos pone en el riesgo de que pierda las hojas, pues no soporta el frío.

Las heladas producen en esta planta el ennegrecimiento de las hojas, por lo que debemos ver si está muy pegada a una ventana o cerca del aparato de aire acondicionado para proceder a corregir el error.

Asimismo, el exceso de humedad produce hongos, y lo mismo sucede con las corrientes: si estas son constantes las hojas se secarán, por lo que deberemos buscarle una ubicación más apropiada.

Para alcanzar la humedad ideal de al menos un 80%, es muy conveniente echar arcilla expandida en el plato de la maceta. Con este paso y la pulverización de las ramas y del tronco del ficus podremos proporcionarle la salud adecuada.

Abono

Cuidados necesarios del Ficus benjamina - AbonoUna tierra abonada de acidez idónea para el ficus benjamina es la de pH 5 a 6, pero van bien con terrenos de pH alcalinos o neutros.

Al tiempo que debemos ser cuidadosos con los riegos, es recomendable mantener un abono quincenal en la época de crecimiento.

Para asegurarle los nutrientes necesarios en su desarrollo, es importante aportar al ficus benjamina abono en el agua de riego durante los meses de primavera y verano, y enriquecer el sustrato con abono de humus, turba o compost.

Si  notamos que hay desgano en la planta o el empequeñecimiento de las hojas más allá de lo normal, habrá llegado la hora de remover la capa superior de sustrato, especialmente si estamos en primavera.

En maceta, debemos cuidar la absorción de agua en las raíces. Se recomienda colocar en el fondo una buena capa de arcilla o grava para impedir el encharcamiento del agua de riego.

Trasplante

Cuidados necesarios del Ficus benjamina - TrasplantePara el trasplante del ficus existen dos opciones: trasplantarlo en el jardín de la casa (exterior) o pasarlo a una maceta mayor donde tendrá más sustrato para desarrollarse.

En el jardín deberemos abrir un hoyo de buenas dimensiones para que haya holgura de la planta, y a la tierra desalojada le añadiremos sustrato preparado comercial.

El agujero lo llenaremos de agua para humedecer toda la zona, y luego de desaparecida el agua incorporaremos una capa de tierra mezclada a la base del agujero.

Finalmente retiraremos la maceta original del ficus benjamina e introduciremos la planta en el centro del hoyo, rellenaremos con el resto de tierra mezclada hasta que la planta quede fijada en el terreno, y haremos un montículo alrededor para que el agua de riego se concentre allí.

En cuanto al trasplante de maceta es recomendable hacerlo en primavera (marzo y abril) cuando la planta agradecerá tierra nueva después del reposo del invierno. La nueva maceta debe ser más grande, aunque no exageradamente, y debe tener agujeros de drenaje.

La poda

Tomando en cuenta que, como hemos dicho, los ficus crecen en primavera y verano, es aconsejable podar a finales del invierno, justo antes de que reanude su crecimiento, para evitar que pierda demasiada savia.

Sin embargo, podremos podarlo en otoño en caso de vivir en una zona de clima suave y sin heladas. Y en caso de que tenga excesivo desarrollo de sus ramas, podremos podarlo en cualquier época del año.

Plagas y enfermedades del Ficus benjamina

Plagas y enfermedades del Ficus benjamina- Insectos escamasSi notamos que el ficus benjamina deja caer sus hojas y se vuelve amarillento, tenemos que preocuparnos por la posibilidad de que esté siendo atacado por plagas, especialmente por insectos escamas que encuentran colchón apropiado en su corteza.

Entonces debemos contraatacar con un alto grado de alcohol. Sumergimos los bastoncillos de algodón en alcohol y después rociaremos los insectos.

El alcohol es mortal para las plagas porque las acaba en el acto, pero si el caso es avanzado, deberemos apelar a insecticidas como el aceite de neem o el jabón potásico.

Recuerde que siempre lo más importante es detectar a tiempo el ataque de las plagas o las enfermedades de la planta. Si lo hacemos, podremos resolver el problema.

Significado de la flor del Ficus benjamina

La flor del ficus Benjamina tiene un gran significado para los seres humanos, toda vez que es una planta purificadora del aire que elimina los elementos tóxicos del ambiente. Por este motivo, desde siempre, es una de las plantas más requeridas para interiores en las residencias.

 

Deja un comentario