Ciprés

Spread the love
Inicio » Ciprés
Ciprés
Bruce Marlin / Wikimedia
  • Nombre científico: Chamaecyparis nootkatensis (D. Don) Sudw.
  • Nombre común: ciprés, ciprés de Nootka, ciprés de notka, falso ciprés.
  • Altura: 20 metros.
  • Necesidad de luz: media.
  • Temperatura: 22º C.
  • Riego: por goteo.
  • Abono: con materia orgánica.

Este ciprés, del género chamaecyparis, no es en realidad un miembro de esta familia como tal. De hecho, se le conoce como “falso ciprés”. Aparece de forma natural en las orillas que dan con el océano pacífico en el norte de América, incluso llegando a Alaska.

Se puede ver en Asia igualmente. Es un árbol que va bien en espacios que mantengan un clima húmedo la mayor parte del año, ya que es intolerante a las sequías.

¿Qué características tiene el ciprés?

Qué características tiene el ciprés
Andrzej Opejda / Wikimedia

El ciprés forma parte de la familia de las cupresáceas, perteneciendo específicamente al género de las chamaecyparis. La estructura del árbol varía a medida que va en crecimiento. En un principio puede  verse en forma de aguja, mientras que después se va ensanchando.

Las hojas son verdes, de una condición elegante pero que se sienten ásperas al tacto. En el caso de la madera, esta aporta un cierto aroma característico interesante. Es de buena calidad, por lo que se ha utilizado en la fabricación de ciertos productos.

La corteza es de color gris, por lo que suele hacer contraste con el entorno en que se establezca. Las flores no tienen mayor importancia ornamental. Las masculinas son amarillas y las femeninas son verdes.

En el caso de los frutos, son conos globosos de color rojo oscuro. Es un árbol capaz de alcanzar hasta 20 metros de altura en condiciones óptimas de cultivo. Sin embargo, tarda bastante tiempo para llegar hasta allí.

¿Cómo regar el ciprés?

Cómo regar el ciprés
David J. Stang / Wikimedia

El ciprés necesita de agua para estar sano, pero que el flujo no sea excesivo, por lo que se aconseja la implementación del riego por goteo.

De hecho, lo máximo que se recomienda de riego en verano es una vez por semana, a menos que la temperatura esté demasiado elevada, así que se aumentaría a dos.

En invierno es posible suprimir los riegos porque no le harán falta, ya que estará en reposo vegetativo y su consumo será mínimo.

¿En qué estación es mejor cultivar el ciprés?

El ciprés acepta la siembra, de preferencia, durante la primavera. También es posible avanzar en el otoño con semillas que se hayan trabajado previamente por estratificación.

No obstante, la mejor alternativa para lograr una especie de ciprés de condiciones óptimas es con el uso de esquejes.

¿Cómo sembrar un ciprés paso a paso?

  1. Separar un esqueje de la planta durante la primavera de unos 10 o 15 centímetros de largo, asegurando que tenga al menos un trozo de tallo.
  2. Cortar los pequeños brotes que se encuentran en la parte inferior del esqueje, ya que esa zona hay que introducirla en la tierra.
  3. Preparar una maceta de 8 centímetros de profundidad con una mezcla de tierra de jardín y compost. También se puede aplicar algo de arena para mejorar el flujo de agua al momento de regar.
  4. Mantener las macetas en el exterior con un clima fresco durante todo el día. En poco tiempo generará sus propias raíces.

Al momento del trasplante es una buena idea que el espacio donde se vaya a colocar la plántula tenga la tierra un poco removida. Esto ayudará a que las raíces se asienten con comodidad y puedan expandirse a medida que la estructura se desarrolla.

¿Qué cuidados necesita el ciprés?

Qué cuidados necesita el ciprés
Walter Siegmund / Wikimedia

El ciprés no es exigente en materia de contextura de suelo, aunque en torno al tema del pH sí que le va mejor que sea ligeramente ácido.

Para aumentar la presencia de nutrientes, sobre todo en suelos muy pobres, merece la pena aplicar una capa de compost o estiércol antes de la siembra.

El drenaje sí que es un aspecto en el cual hay que prestar atención porque requiere que el agua no se quede estancada. Es decir, debe tener buen drenaje.

En cuanto al sol, es mejor que esté en un espacio en semisombra para evitar que la luz solar directa durante todo el día llegue a afectar la elegancia de sus hojas.

Sin embargo, por tener una estructura fuerte, puede utilizarse en la formación de setos o de forma aislada como estrategia para paralizar la fuerza del viento.

Para mantener a la especie sana y con buen crecimiento en primavera, se puede trabajar con abonos, ya sea estiércol o guano.

¿Cómo y por qué podar el ciprés?

La poda no forma parte de los cuidados más importantes para el ciprés que está en su hábitat natural. En el caso de trabajarlo como bonsái o como seto, sí que será importante que cuente con podas regulares para mantener su estructura.

¿Qué plagas y enfermedades afectan al ciprés?

Qué plagas y enfermedades afectan al ciprés
Ben_Kerckx / Pixabay

El ciprés es una especie que destaca por su buena resistencia al ataque de enemigos, aun así, es posible que se vea afectado por cochinillas y ácaros. 

Las orugas pueden aparecer esporádicamente y consumir las hojas de la planta, lo que le lleva a una posible defoliación temprana.

En el caso de las enfermedades, la más destacable es phytophthora lateralis que se genera en las raíces y es común en algunos sitios originarios, como América.

Este hongo se encarga de matar todos los tejidos que alcanza, por lo que es capaz de acabar con un ejemplar en determinada cantidad de tiempo.

¿Qué significado tiene este árbol?

El significado del nombre de este árbol se le atribuye a las características que guardan semejanza con el ciprés verdadero, pero que no se hacen presentes en este en específico.

¿Cuáles son las especies de ciprés más famosas?

Cuáles son las especies de ciprés más famosas
Magnus Manske / Wikimedia

El género conocido como Chamaecyparis cuenta con 8 especies conocidas que forman parte de su familia. En esta, el tipo nootkatensis que es el que estamos viendo, es una representación única que mantiene las características ya mencionadas.

Los falsos cipreses son plantas muy útiles para trabajar en tamaño natural o como bonsáis, siendo una especie no tan exigente en materia de cuidados.